Clases virtuales para combatir la discapacidad y los efectos de la COVID-19

Clases virtuales para combatir la discapacidad y los efectos de la COVID-19

La Asociación Convives con Espasticidad ha creado la primera Escuela Online de Afrontamiento Activo dirigida a todas las personas con discapacidad y a sus familiares. El objetivo de estas clases virtuales es modificar los pensamientos y actitudes de las personas con discapacidad. Pues, la mayoría de estas personas adoptan un rol pasivo ante su propia vida. Solamente, hace falta modificar sus ideas para que comprueben que pueden afrontar cualquier tipo de situación y adversidad.

La escuela online contará con vídeos orientativos con pautas psicológicas para mejorar el afrontamiento de las personas con discapacidad. Los participantes podrán acceder las 24h del día. También contarán con testimonios reales de personas con discapacidad y sus familiares. Se impartirán tareas y ejercicios orientados a mejorar especialmente la fortaleza mental.

Claudia Tecglen, presidenta de la Asociación Convives con Espasticidad, psicóloga y consultora de comunicación, y Darío Fernández, médico y psicólogo con más de 30 años de experiencia clínica, coordinarán la escuela.

Para Claudia Tecglen, “se puede tener una discapacidad y ser feliz. En esta escuela, proporcionaremos a las personas con discapacidad y a sus familias estrategias psicológicas para enfrentar su situación con una actitud positiva. El formato online nos permite eliminar cualquier dificultad de desplazamiento o incompatibilidad horaria. Estas becas nos permiten ayudar a quienes más lo necesitan”.

El doctor Darío Fernández, por su parte, recuerda que “el afrontamiento activo es la base del bienestar e incrementa la adherencia al tratamiento”. Además, apunta que “los efectos psicológicos del Covid-19 se empiezan a manifestar, pero se requiere de apoyo y tiempo para superarlos”. Ambos recalcan que, de ningún modo, esta Escuela sustituye la consulta con un especialista, pero sí es una herramienta de gran utilidad.

Un 10% de la población española tiene algún tipo de discapacidad, aproximadamente. En función del grado de discapacidad, se necesita mayor o menor asistencia en el día a día. Por ello, la mayoría de las personas de este colectivo son más vulnerables a las consecuencias de la situación actual provocada por la COVID-19. La discapacidad también repercute en el entorno más cercano, ya que generalmente son quienes cuidan de la persona dependiente. Muchos familiares desarrollan el conocido “síndrome del cuidador quemado”, que afecta gravemente a su salud y a sus relaciones personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *