Baile en silla de ruedas: flamenco adaptado

El flamenco es un arte originario de Andalucía. Se conoce como tal no solo a la música flamenca, sino también, al baile, al canto y a la guitarra. El flamenco es el resultado de la fusión de culturas gitana, árabe, y las religiones cristiana y judía. La UNESCO lo nombró como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

Existen más de 50 tipos de flamenco. Sin embargo, para hablar de ellos, es más correcto utilizar la palabra “palos”. Cada uno de ellos, tiene unas características musicales únicas, conocidad como “claves” o “modos”. Los palos se clasifican según su compás, su jondura, su carácter serio o alegre, su origen geográfico, entre otros.

Los “bailaores” de flamenco utilizan gran parte de su cuerpo para moverse al compás de la música. Los brazos, las manos, pero sobre todo los pies, son una parte importante para practicar flamenco. Pero, ¿quién dice que las personas con movilidad reducida no pueden practicarlo? El flamenco adaptado se está abriendo un hueco cada vez mayor en nuestro país. Las personas con diversidad funcional lo practican con ayuda de su silla de ruedas. Mueven sus manos, sus brazos; y las ruedas, les sirven como pies (van hacia delante, hacia atrás y dan giros con ellas).

Kahlo: la primera silla de ruedas con grúa del mundo

¿Qué puede aportarte Kahlo?
Pincha en el enlace

Asimismo, el flamenco adaptado tiene múltiples beneficios para las personas que lo practican. Estos son algunos de ellos:

  • Promueve la socialización: Practicar baile en grupo ayuda a las personas, sobre todo a las que tienen problemas para comunicarse, a desarrollar esta capacidad y a establecer vínculos de amistad a través de la música.
  • Elimina el estrés: Dicen que el flamenco te hace conectar con tu “diosa interior”. Existe algo conocido como “flamencoterapia”, un método de desarrollo personal, donde la danza tiene como objetivo lograr un mayor autoconocimiento personal.
  • Mejora la salud cardiovascular: El flamenco aumenta la capacidad pulmonar, la flexibilidad, la firmeza muscular, así como también, ayuda a mejorar el riego sanguíneo.
  • Ayuda a prevenir los dolores de espalda: Practicar flamenco correctamente en silla de ruedas puede mejorar la higiene postural previniendo así los temidos dolores de espalda. Además, el flamenco adaptado refuerza las articulaciones y fortalece los huesos.
  • Mejora la coordinación: El flamenco es un baile muy dinámico. Involucra a gran parte de músculos de forma rítmica, mejorando así, la coordinación.
  • Potencia el estado de ánimo y la autoestima: El baile y el ejercicio físico ponen a trabajar nuestro cuerpo, pero también nuestra mente. Ambos liberan endorfinas, moléculas capaces de estimular las áreas cerebrales que producen placer al organismo humano. Es por esto, por lo que nos sentimos tan bien al movernos y estimular nuestro cuerpo.

Un taller enseña a bailar flamenco a personas en silla de ruedas y con diversidad funcional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *