Asperger, uno de los síndromes del Trastorno del Espectro Autista

Asperger, uno de los síndromes del Trastorno del Espectro Autista

El Síndrome de Asperger es una incógnita para algunos, han escuchado hablar de él, pero no saben de qué trata. Este Síndrome forma parte de los Trastornos del Espectro Autista, TEA. Se trata de un trastorno del neurodesarrollo. Y se considera que es un autismo leve. Comparte las características nucleares del autismo, como es la dificultad en la comunicación social, en el comportamiento o la flexibilidad de pensamiento. Aunque aquellos que tienen asperger suelen tener un lenguaje fluido y una capacidad intelectual media – alta.

Aquellos que tienen Asperger tienen dificultad para entender la comunicación no verbal, son muy literales y no suelen entender las bromas o los sarcasmos. Su comunicación es muy rígida, se expresan de forma muy precisa y correcta.

A la hora de relacionarse les cuesta entender las normas sociales “no escritas”, tienen dificultades para entender las emociones de los demás y también les resulta complicado exponer sus propios sentimientos.

Mentalmente son muy perfeccionistas, se autorregulan de forma crítica a ellos mismos. Son muy precavidos, lo evalúan casi todo y tienen una muy buena memoria.

Estas son características generalistas, cada persona es distinta y a cada uno le afecta el Síndrome de una forma. Existen muchos mitos como que las personas que tienen Asperger son super inteligentes y no siempre es así. Al igual que todos no tienen los mismos síntomas o formas de actuar.

El Asperger es de origen biológico, y se cree que tiene componente hereditario. De ahí que en una misma familia pueda a ver distintos tipos de TEA. Por tanto, al nacer ya se tiene este Síndrome, por este motivo suele diagnosticarse en edades muy tempranas. En el Síndrome de Asperger hay distinciones en la estructura y la función de regiones del cerebro. Es debido a una alteración en el feto, esto provoca anomalías en la comunicación entre neuronas, estas controlan el pensamiento y comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *