Álex Roca y su última proeza en la Titan Desert

Álex Roca y su última proeza en la Titan Desert

Álex Roca es sinónimo de superación, esfuerzo, actitud. Es sinónimo de vida. Su 76% de discapacidad física no le ha impedido superar todos y cada uno de los retos que se ha marcado a lo largo de sus 28 años de vida. Hace unos días superó un reto que tenía marcado hace unos años, completó la Titan Desert, la prueba más dura de mountain bike que se celebra en las dunas del Sáhara. Hay que recordar que, Álex Roca ya lo intentó el año pasado junto a su hermano. Pero, no pudo alcanzar el segundo día. Algo más que habitual en esta dura prueba ciclista, donde han abandonado hasta numerosos profesionales del mundo de la bicicleta.

El joven de 28 años derrocha vida allá donde va. Hace unos meses ya emocionó a todo el mundo al cruzar la línea de meta de la media maratón de Barcelona. Hace apenas unos días logró emocionar al mundo al realizar su última hazaña. Junto a su equipo, ha logrado una de las mayores proezas de la Titan Desert en sus 14 ediciones. Tras no lograrlo el año pasado, Álex Roca y su equipo cambiaron la estrategia, mejorando algunos aspectos como la hidratación, uno de los mayores hándicaps de Álex Roca.

La Titan Desert esconde más de 600 km de arena, montañas, preciosos paisajes y sobre todo esfuerzo. El esfuerzo de todos y cada uno de los participantes. Se trata de una de las pruebas ciclistas más duras del mundo por sus largas etapas, por sus altas temperaturas y por el terreno donde se celebra: las dunas del Sáhara. Josep Betalú y Anna Ramírez fueron los vencedores de la última edición de la Titan Desert.

Álex Roca es un joven que no se caracteriza por tirar la toalla. Con dos operaciones en el pie, dificultades para deglutir, succionar y hasta para hablar, Álex Roca es pura vida, es pura intensidad. Un chico totalmente independiente, que terminó sus estudios universitarios y que vive con su novia desde hace poco tiempo. Trabaja de contable, conduce su propio coche, va solo a ver el fútbol al Camp Nou. En definitiva, sus logros no se extralimitan a nivel deportivo, sino que a nivel personal ha conseguido proezas mucho más duras que la propia Titan Desert.

Un ejemplo de superación, pero sobre todo un ejemplo de vida. Álex Roca ya piensa en su próximo reto: participar en la maratón de Nueva York. Seguro que derribará una nueva barrera y cruzará una nueva línea de meta, no será la última. Y es que, como bien dice Álex Roca “los limites los pones tú”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *