Albergues accesibles para las personas con discapacidad o con movilidad reducida

Los albergues se convierten en alojamientos más que interesantes para los amantes de los viajes. Y es que, el aspecto económico atrae a numerosos turistas a la hora de viajar en grupo, ya que las habitaciones suelen ser de varias plazas. Sin embargo, este carácter social que rodea a los albergues de habitaciones grupales, con camas literas, puede producir una reducción considerable en la accesibilidad del recinto.

Existen albergues de todo tipo, que varían en función de donde estén ubicados. Pues, hay albergues rurales cerca de la montaña, con pocas prestaciones y albergues semejantes a hoteles, que normalmente están ubicados en las ciudades que cuenta con una gama de servicios mayor.

Hay una serie de elementos que garantizarán una accesibilidad íntegra en los albergues:

  • Los aparcamientos del albergue deben contar con plazas de aparcamiento reservado para personas con discapacidad. En caso de que el albergue no cuente con aparcamiento reservado, los aledaños deben tener plazas de aparcamiento reservado para las personas con discapacidad cerca de la puerta de acceso.
  • El acceso principal al albergue debe estar al mismo nivel que la acera de la calle. En caso de que exista desnivel, la puerta principal debe contar con una rampa que garantice la seguridad y la accesibilidad de las personas con discapacidad o con movilidad reducida.
  • Las puertas deberán tener una anchura suficiente con tiradores accesibles.
  • El pavimento del albergue debe ser antideslizante, para garantizar la seguridad de las personas con movilidad reducida.
  •  Los pasillos deben estar libres de obstáculos y los desniveles deben contar con rampas que ofrezcan una accesibilidad total.
  • Si el albergue no cuenta con un ascensor accesible, debe disponer de varias habitaciones accesibles en la planta baja.
  • Los espacios de circulación en el interior de las habitaciones debe ser de 90 cm de ancho como mínimo, que permita realizar un círculo de 1,50 m de diámetro libre de espacios.
  • Los mecanismos de accionamiento deben estar a una altura de 0,40 m, como mínimo, y 1,40 m, como máximo.
  • La alarma de emergencia debe ser tanto acústica como luminosa.
  • El albergue debe contar con un aseo y una ducha accesible, como mínimo.

La silla de ruedas Kahlo permite realizar el movimiento de transferencia desde la propia silla de ruedas hasta cualquier superficie, en este caso el wáter o la zona de ducha del aseo del albergue donde estés alojado.


Puedes leer artículos similares:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *