Actividades inclusivas en la nieve perfectas para este invierno

Actividades inclusivas en la nieve perfectas para este invierno

Llega el  invierno, el frío y la nieve. En este entorno ideal se pueden realizar varias actividades inclusivas. Además, cada vez hay más sitios con instalaciones accesibles en las que se pueden realizar varios ejercicios. Como son el Tubbing, el Mushing o el esquí adaptado. Hoy hablaremos de las dos primeras. Estas actividades inclusivas son prácticas de invierno completamente adaptadas para personas con movilidad reducida.

El Tubbing o Tubing es una actividad de ocio que se practica al aire libre. Consiste en lanzarse por toboganes en una pista de nieve, sobre un flotador hinchable al que suelen llamar “donut gigante”. Esta actividad es muy fácil de realizar, además, se garantiza la máxima seguridad. Es perfecta para hacerla tanto con amigos como con familia. También, al realizarse sentado permite que cualquier persona con discapacidad física pueda practicarla.

El principal inconveniente es que puede llegar a alcanzar una gran velocidad, y más cuando la pista de hielo o el tobogán tiene una pendiente muy pronunciada. Por esto, muchas estaciones de esquí que tienen esta actividad suelen tener cursos de iniciación para aprender a controlar el descenso.

También existe una variación, llamada Kite Tubing que va destinada a aquellos que son más “expertos”. Esta presenta una diferencia, el “donut gigante” va tirado por una moto. Por este motivo, para realizarla debe tenerse conocimientos previos.

Como segunda actividad proponemos el Mushing o trineo adaptado

Para aquellas personas amantes de los paisajes y los animales, esta es la actividad idónea. Es una de las más demandadas en zonas de montaña y estaciones de esquí. El Mushing consiste en un paseo por trineo, siendo arrastrado por perros y casi al ras del suelo. Hay una cobertura que protege al usuario de la actividad para que no pase frío. El musher o “conductor” va detrás guiando a los perros.

A parte de esta práctica con trineo, la cual es la principal modalidad, también existen otras como el Skijoring (esquiar detrás del perro, unido a través de una cuerda con un amortiguador) o el Canicross (correr sobre tierra o nieve a través de un perro atado a un arnés y una cuerda). Ambas son más complicadas en cuanto a su práctica, por ese motivo, las personas con algún tipo de discapacidad física suelen preferir el trineo. Ya que es más fácil de adaptarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *