Accesibilidad a la cultura y el estudio de las personas con discapacidad

Las bibliotecas son uno de los principales lugares de estudio para los alumnos de universidades e institutos. Su relevancia en los estudiantes les hace ser estancias que deben tener una accesibilidad integral. Pues, todos los ciudadanos deben contar con la posibilidad de acceder y disfrutar de todos los servicios que ofrece una biblioteca.

Estos recintos tienen un grado de importancia especial para las personas con discapacidad, ya que gracias a las bibliotecas tienen facilidades para acceder a cualquier tipo de información. Y es que, las bibliotecas cuentan con información de todo tipo en distintos formatos.

Hay que tener en cuenta una serie de aspectos para asegurar una accesibilidad integral en las bibliotecas:

  • Aledaños de la biblioteca: La biblioteca o el edificio donde esté situada deben contar con plazas de aparcamiento para personas con discapacidad. Además, el transporte público debe ser totalmente accesible, así como la señalización debe ser totalmente visible y accesible.
  • Acceso a la biblioteca: La entrada de la biblioteca debe ser totalmente accesible, con una puerta de 1,20 m de ancho y una altura de 2,20 m de alto, como mínimo. Por su parte, el acceso a la biblioteca o al edificio donde esté situada debe contar con una rampa adecuada o un ascensor accesible.
  • Interior de la biblioteca: La estancia debe contar con un espacio libre que permita la maniobrabilidad de una silla de ruedas, así como todos sus accesos y pasillos deben ser lo suficientemente amplios para que las personas con discapacidad puedan transitar con total comodidad y seguridad.

La silla de ruedas Kahlo tienen un sistema de tracción central, que permite maniobrar con total comodidad y seguridad en espacios reducidos, ya que gira sobre su propio eje. Además, cuenta con un sistema de elevación de asiento, que le puede facilitar el acceso a cualquier documento de la biblioteca o el estudio.

Sistema de tracción central de la silla de ruedas Kahlo
  • Sistemas de búsqueda de información: Los ordenadores deben ser accesibles a cualquier persona que visite la biblioteca. Los escritorios y mesas de estudio deben contar con unas dimensiones adecuadas (70 cm desde el suelo hasta la superficie de la mesa o escritorio), para facilitar el estudio de las personas con discapacidad.
  • Depósito de libros: La distribución de los libros debe ser totalmente accesible. Para ello, es fundamental una correcta organización de los libros y del mobiliario.
  • Comunicación y transmisión de información: Cualquier tipo de documentación, que acredite que eres visitante habitual a la biblioteca, debe ser totalmente accesible. De este modo, todas las etiquetas de los libros y documentos tienen que ser perceptibles para todos los usuarios de la biblioteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *